Cambio de rumbo para Alfa Romeo: de Milán a Junior

Cambio de rumbo para Alfa Romeo: de Milán a Junior
Alfa Romeo Junior

La industria automotriz es un terreno fértil para debates intensos, especialmente en asuntos que tocan la identidad y el patrimonio cultural. La reciente controversia sobre la nomenclatura de un nuevo modelo de SUV de Alfa Romeo, bautizado inicialmente como «Milano» a pesar de su producción en Polonia, es un ejemplo destacado de esta sensibilidad en juego. Esta decisión provocó inquietudes en Italia, donde existe una legislación específica desde 2003 que salvaguarda el uso de nombres geográficos italianos para promover genuinamente productos del país. La política de «Italian Sounding» defiende la autenticidad de la marca italiana, intentando evitar que el valor intrínseco del «Made in Italy» se desvanezca debido a prácticas comerciales que podrían resultar equívocas para los consumidores.

La respuesta estratégica de Alfa Romeo

En respuesta a la presión ejercida por Adolfo Urso, Ministro de Empresa y Made in Italy, Alfa Romeo ha optado por renombrar su modelo de Milano a Junior, una maniobra que refleja la tendencia de la marca hacia la prudencia y la colaboración, evitando conflictos legales innecesarios con el Estado italiano. Jean-Philippe Learnato, director general de Alfa Romeo, manifestó que, aunque la empresa consideraba legalmente apropiado el nombre original, preferían esquivar polémicas y conservar intacta la reputación de la compañía. Learnato destacó la trascendencia de tal decisión, reconociendo su posible influencia en la historia de la marca y su repercusión a largo plazo.

La reinvención de un nombre con historia

Alfa Romeo no ha escogido el nombre «Junior» al azar. Este término ya formaba parte del legado de la empresa desde el lanzamiento del GT 1300 Junior en 1966, un coupé basado en el Giulia Sprint GT equipado con un motor de 1.290 cc. Este vehículo fue un auténtico triunfo comercial, con alrededor de 92.000 unidades vendidas. La recuperación del nombre «Junior» le permite a Alfa Romeo no solo evitar disputas legales, sino también realzar su conexión con una era dorada, proyectando su dedicación hacia la conservación de su herencia y la búsqueda continua de innovación.

La producción en italia sigue adelante

La rectificación nominal del SUV no va a afectar los planes de Alfa Romeo de mantener su producción en la península itálica. Los modelos Stelvio y Giulia continuarán su producción en la planta de Cassino, con lanzamientos planificados para los años 2025 y 2026, respectivamente. Este compromiso de producción subraya la fidelidad de Alfa Romeo hacia la excelencia manufacturera de Italia y la confianza en su estrategia empresarial, pese a enfrentar desafíos eventuales asociados a la marca. Manteniendo la producción en su tierra natal, Alfa Romeo no solo preserva un lazo con sus orígenes, sino que también asegura que la calidad y el meticuloso trabajo artesanal italianos continúen siendo pilares fundamentales de su oferta al mercado.