Harry y Meghan: San Valentín en la nieve y cambio de apellido de los hijos desata polémica

Harry y Meghan: San Valentín en la nieve y cambio de apellido de los hijos desata polémica
Harry y Meghan

El príncipe Harry y su esposa Meghan Markle pasaron un romántico San Valentín en las pistas de esquí en Canadá, donde se encuentran para participar en los Juegos Invictus y apoyar a los atletas. Tomados de la mano y sonriendo, parecían no verse afectados por las críticas sobre su nuevo sitio web, que los presenta como los duques de Sussex. Sin embargo, una nueva controversia ha sacudido al Reino Unido tras la noticia del cambio de apellido de sus hijos.

Harry y Meghan: cambio de apellido de los hijos: una decisión controvertida

Según informa el Times, Harry y Meghan decidieron modificar los apellidos de sus hijos, Archie y Lilibet, reemplazando Mountbatten-Windsor por Sussex, su título nobiliario. Este gesto ha interrumpido una tradición de 64 años, renunciando así al nombre de la familia real, Windsor. Aunque algunos puedan interpretarlo como una venganza hacia el padre de Harry y su hermano, un portavoz de la pareja ha negado estas especulaciones.

La motivación detrás del cambio de apellido

El lanzamiento del sitio sussex.com se describió como una oportunidad para incluir a ambos hijos, haciendo el nombre más inclusivo en comparación con Archewell.com, que solo se refería al primogénito Archie. Sussex, en cambio, une a la familia y proporciona una plataforma unificada para los proyectos de la pareja, desde la fundación benéfica hasta la producción de contenidos multimedia con Archewell Productions. Sin embargo, los tabloides británicos no han escatimado críticas, argumentando que incluso los niños han sido «brandeados».

San Valentín en la nieve: un momento romántico interrumpido por la polémica

A pesar de las polémicas, Harry y Meghan continuaron su gira por Canadá, encontrándose con atletas y apoyando los deportes de invierno que formarán parte de los Juegos Invictus. Vestidos de manera informal, Meghan llevaba pantalones y un suéter blanco, completando su atuendo con un abrigo color crema y un gorro negro, mientras que Harry optó por jeans y una chaqueta pesada. Especialmente destacable fue la aparición del anillo de compromiso de Meghan, valorado en 160.000 euros y adornado con dos diamantes pertenecientes a Lady Diana, que no había usado durante nueve meses.

Harry y Meghan: las reacciones del público y los medios

A pesar de la atención mediática, la pareja parece determinada a seguir adelante con sus objetivos, documentando su experiencia con un equipo personal de cámaras. Aunque no está claro el motivo de este acompañamiento, surge la especulación de que podría estar relacionado con la producción de un futuro documental controvertido.

En conclusión, el San Valentín de los duques de Sussex estuvo marcado por el deporte, el romanticismo y la polémica, manteniendo la atención del público mientras continúan su camino fuera de los límites de la familia real británica. Su presencia en los medios y el impacto de sus acciones siguen dividiendo la opinión pública, con partidarios y críticos que siguen de cerca cada uno de sus movimientos.